Descripción del proyecto

Descripción

Este programa surge a petición de los docentes que han implementado el programa grupal “Vivir la adolescencia en familia” con padres y madres cuyos hijos e hijas se encuentran en riesgo de abandono escolar temprano.

Es un programa que responde a las demandas del profesorado para tratar otros temas, pero sobre todo, para complementar el primer programa profundizando en el desarrollo personal de los padres y de las madres.

Objetivos generales:

• Apoyar y potenciar el ejercicio positivo de la parentalidad.

• Promover el desarrollo personal y la resiliencia en los padres y las madres.

• Favorecer los factores de protección y reducir los factores de riesgo de las familias mediante el incremento del apoyo social.

• Promover la coordinación de este programa con todos aquellos otros programas, recursos y actividades que vayan encaminados a lograr una mayor eficacia.

• Conseguir, a través de este programa, una visión positiva de los hijos y de las hijas adolescentes y el desarrollo positivo de estos.

Objetivos específicos:

• Facilitar el reconocimiento de las emociones y la regulación de las mismas.

• Promover el autoconcepto y la autoestima.

• Mejorar la supervisión parental que facilite un mejor desarrollo y educación de los hijos y de las hijas.

• Reflexionar sobre el establecimiento de las normas y de los límites que favorecen un entorno familiar bien estructurado.

• Adquirir recursos para afrontar situaciones problemáticas.

• Analizar los objetivos y metas personales para reforzar un proyecto de vida realista.

Contenidos

• Módulo 1: Cómo me siento.

• Módulo 2: Mejorando nuestra comunicación.

• Módulo 3: Educando en la afectividad y sexualidad.

• Módulo 4: Quiero conocerme.

• Módulo 5: Poniendo en orden mi vida.

Metodología

El programa sigue la metodología experiencial que ha sido ya validada en programas de educación para padres (Martín, Máiquez, Rodrigo, Correa y Rodríguez, 2004; Rodrigo, Martín, Máiquez y Rodríguez, 2005). Con ella intentamos promover la interpretación de una gran diversidad de situaciones vitales para que los padres tengan la ocasión de repensar su acción diaria.

Los padres deben tener la ocasión de reflexionar sobre por qué realizan determinadas acciones y el análisis de las consecuencias de las mismas, para poder llegar a un compromiso de cambio que sea realista. Además, el escenario de la intervención grupal no debe ser un escenario de transmisión formal de conocimientos sino un escenario socio-cultural en el que se van a compartir conocimientos e ideas con otras personas, y donde la experiencia cobra un papel fundamental.

La tarea del mediador es la de ayudar y facilitar el proceso de construcción compartida del conocimiento en el grupo. Esto se consigue adoptando los siguientes principios: construcción del conocimiento como un miembro más del grupo; apoyar la iniciativa personal y reforzar los sentimientos de competencia; invitar a la negociación y a la búsqueda de consenso; partir de las preocupaciones y necesidades de los padres; proporcionar pistas que ayuden a los padres a descubrir los medios necesarios para solucionar los problemas y regular el clima emocional.

Además de estas características, el mediador debe poseer dominio en el desarrollo de dinámicas de grupos (manejo de estados emocionales, recursos motivacionales, normas, turnos de palabra, respeto hacia las intervenciones de los demás).

En el marco de esta metodología experiencial se utilizan una serie de técnicas específicas: diálogos simultáneos, discusión dirigida, trabajo en pequeños grupos, estudio de casos, collage, juego de roles, uso de video-feedback, fantasía guiada, para trabajar en casa y compromisos.

Dentro de la metodología es fundamental a hacer referencia a los enfoques utilizados en la misma: enfoque de género, enfoque de derechos, de parentalidad positiva, evolutivo-educativo y comunitario de la intervención familiar, de la interculturalidad, inclusivo de las necesidades especiales y de gestión intersectorial.

Evaluación

La evaluación de este programa se lleva a cabo en tres períodos, al inicio del programa, durante el programa y al final del mismo. Los instrumentos de evaluación en cada una de las fases y los/las informantes son:

 Inicial y Final:

Informantes: padres/madres participantes.

▪ Evaluación de las competencias parentales (Adaptado de Rodrigo, Martín y Cabrera, 2010).

▪ Autoconcepto AF5 (Adaptado de García y Musitu, 1999).

▪ Escala de apoyo personal y social (EDAPYS) (Rodrigo, Capote, Máiquez,

▪ Martín, Rodríguez, Guimerá, y Peña, 2000).

▪ Supervisión parental (Stattin & Kerr, 2000).

▪ Escala de Autoestima de Rosemberg (1965).

 Seguimiento:

Informantes: profesional responsable de desarrollar las sesiones.

▪ Diario de Seguimiento.